La edad del presunto cadáver del exteniente Jorge Clavijo no corresponde a la del oficial de policía que el 11 de febrero de 2013 asesinó su esposa Hanaly Huaycho con 17 cuchilladas, dijo la mañana de este martes en La Paz el fiscal general de Estado, Juan Lanchipa.

La base de esta hipótesis es la falta de piezas dentales en el maxilar inferior del cadáver, hecho que no coincide con la de un hombre que tenía 32 años. Además, aunque el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF certificó entonces que se trataba del feminicida, con base en un informe de odontología forense, en 2013 la institución no contaba, y aún no cuenta, con un perito en ese campo,

“Dentro de las inconsistencias, se tiene un informe forense dental del maxilar inferior de 2013, en el que señala, de manera precisa, la edad de 32 años, pero es imposible determinar de manera precisa que la edad coincida con el fallecido. En ese informe establece la falta de varias piezas dentales, que a esa edad es difícil que (una persona no) pueda no tener. Los restos, aparentemente, no corresponderían a la edad del cadáver que se ha examinado”, sostuvo Lanchipa.

El Fiscal general reiteró que el IDIF no cuenta con peritos en odontología, por lo que ha solicitado al Colegio de Odontólogos apoyo en esa área.

“Ahí viene (otra) de las inconsistencias. Cómo es posible que el IDIF, en 2013, haya llevado un trabajo pericial con un profesional que no tenemos ni en la actualidad, esas y otras situaciones han generado que esta investigación se apertura (Sic) nuevamente”.

Huaycho, periodista de la cadena televisiva PAT, estaba casada con el oficial, miembro de la Unidad Táctica de Articulación, Reacción y Control de Crisis (Utarc), que ejecutó la acción directa en el hotel Las Américas de Santa Cruz de la Sierra, en la que murieron acribillados el húngaro boliviano Eduardo Rozsa Flores, el rumano Árpad Magyarosi y el irlandés Michael Dwyer. Otros dos fueron capturados con vida y trasladados a La Paz.

El “grupo Rozsa” , según el gobierno de Evo Morales, estaba integrado por “mercenarios extranjeros” contratados por empresarios de la oligarquía del departamento de Santa Cruz, con el propósito de perpetrar un magnicidio contra Morales.
Sin embargo, la versión oficial fue puesta en duda no solo por las contradicciones en los informes oficiales sino por los presuntos vínculos del cabecilla de los supuestos mercenarios con altos dirigentes del MAS.
Clavijo fue parte del grupo de élite que intervino en el hotel Las Américas y quienes ponen en duda que el cadáver momificado, encontrado dos semanas después del feminicidio de Huaycho en los Yungas, sea el del teniente, sostienen que gozó de protección oficial y que no se suicidó.

Tras siete años de dudas, el 10 de septiembre la Fiscalía anunció que a las 09.00 del 25 de este mes la exhumación de los restos sepultados en el Cementerio Celestial bajo el nombre de Clavijo para verificar si el cadáver corresponde al oficial dado de baja tras el terrible crimen.

El equipo multidisciplinario del IDIF está conformado por peritos de tanatología, antropológica, odontología forense, radiología, fotografía forense, entre otros.


MAS LEIDO