La Unión Europea, Estados Unidos y tres naciones latinoamericanas alzaron la voz contra el presidente Evo Morales, reelegido en primera vuelta tras un cuestionado escrutinio, y le exigieron ir a balotaje con el opositor Carlos Mesa.

"Argentina, Brasil, Colombia y Estados Unidos, junto a la comunidad democrática internacional, sólo reconocerán resultados que reflejen realmente la voluntad del pueblo boliviano", advirtieron los cuatro países en un comunicado el jueves.

En tanto, Mesa, quien confiaba que habría balotaje en base a los primeros cómputos rápidos de los comicios del domingo, acusó al oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) de haber consumado un "fraude".

"La decisión es clara, el MAS no quiere segunda vuelta y el MAS no quiere aceptar ninguna modificación de esta alteración vergonzosa y grosera del resultado de nuestro voto del pasado domingo", afirmó el exmandatario (2003-2005) el jueves en la noche.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE), blanco de las críticas, escrutó hasta este viernes el 99,99% de los votos, dando la victoria a Morales con el 47,07%, frente al opositor Carlos Mesa con el 36,51% (10,56 puntos de diferencia).

La ley señala que un candidato gana en primera vuelta si obtiene al menos el 40% de los sufragios con 10 puntos de distancia sobre el segundo.

Horas antes de que los números oficiales le dieran el triunfo, Morales había proclamado su victoria: "Una buena noticia (...). Ya ganamos en la primera vuelta".

- Saludo de Venezuela y México

Venezuela, Cuba y México congratularon a Morales por haber ganado un cuarto mandato, pero la Unión Europea y la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) cuestionaron el escrutinio.

El bloque europeo y los observadores de la OEA pidieron la realización de una segunda vuelta para despejar las dudas sobre la transparencia del proceso.

La OEA encontró que fueron "vulnerados" varios de los principios de "certeza, legalidad, transparencia, equidad, independencia e imparcialidad" que deben regir toda elección.

La polémica se centra en la interrupción inesperada del conteo rápido de votos denominado TREP, que según los primeros resultados parciales la noche de la elección, el domingo, dejaba entrever una segunda vuelta, pero al ser reactivado un día después mostró un drástico e inexplicable cambio de tendencia en favor de Morales.

"La mejor opción sería realizar una segunda vuelta para restablecer la confianza y asegurar el respeto pleno de la elección democrática del pueblo boliviano", dijo la portavoz de la diplomacia europea, Maja Kocijancic, en un comunicado.


MAS LEIDO

  • Semana

  • Mes

  • Todas