El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, confirmó este lunes que los reos peligrosos extranjeros serán expulsados de las cárceles de Bolivia y puestos en frontera, en los próximos días.

"Estamos revisando todas las cárceles del país y, lo más importante, hemos tomado la decisión de dejar en fronteras, de expulsar a todos los criminales que vinieron a hacer daño a nuestro país", informó a los periodistas en la ciudad de Cochabamba.

Detalló que para ese fin el Ministerio de Gobierno coordina con las autoridades jurisdiccionales para que en el transcurso de esta semana se inicie la expulsión de los criminales peligrosos, como los brasileños que pertenecen al Primer Comando de la Capital (PCC).

"Esta gente viene a hacer daño y a enseñar más cosas y mañas malas a la gente que está en nuestras cárceles. Además, profundizaremos las medidas de seguridad en los centros penitenciarios", agregó.

Murillo añadió que una vez se concluya la revisión de todos los recintos penitenciarios del país, se adoptarán las medidas necesarias, técnicas y operativas, para garantizar la seguridad de las cárceles.

El 11 de febrero pasado, la Policía detectó una granada de guerra, en poder de un reo brasileño. Dicho artefacto explosivo tenía grabadas las iniciales del PCC que fue encontrada debajo del colchón de una celda del penal de El Abra de Cochabamba.

Dos días después, un reo brasileño, hizo estallar una granada de guerra en la cárcel de Mocoví, del departamento del Beni, en el marco de un conflicto con otro interno de ese penal, que se saldó con la muerte de dos personas y más de 30 heridos.


MAS LEIDO