La Central Obrera Boliviana (COB) y el magisterio rompieron este martes las restricciones de la cuarentena dinámica que rige en la ciudad de La Paz, pues protagonizaron una marcha de protesta que descendió desde El Alto.

La movilización provocó una gran aglomeración de personas, que no respetaron el distanciamiento social, que es precisamente una de las medidas que más se recomienda para evitar una mayor propagación del coronavirus COVID-19.

Al respecto, la alcaldesa de El Alto, Soledad Chapetón, lamentó que se asuman este tipo de medida de presión, en medio de la emergencia sanitaria, y pidió a los impulsores de las manifestaciones respetar la vida de la población.

"Desgraciadamente tenemos gente inconsciente, personas que ante los medios simulan que están atendiendo y cuidando la población, pero por atrás más bien están motivando a que la gente salga (a las calles), se enferme y desgraciadamente, inclusive, llegue a fallecer. Creo que tenemos que ser respetuosos con uno de los derechos fundamentales del ser humano, que es la vida", manifestó.

Se conoce que los maestros, que llegaron desde distintas regiones del país, marcharon en demanda de la abrogación del Decreto Supremo 4260 de educación virtual y la destitución del ministro de Educación, Víctor Hugo Cárdenas.

Mientras que la COB se movilizó para exigir un protocolo de tratamiento del COVID-19, además de la abrogación la normativa de educación virtual, mayor postergación del pago de créditos, incorporación de trabajadores despedidos, entre otras demandas.

"Entendemos que pueda haber reivindicaciones muy fuertes y muy importantes, pero creo que todos tenemos que ser respetuosos con el derecho (...) a la vida. Hoy estamos viendo que esta enfermedad está trayendo muerte, entonces pedimos por favor que acompañemos a la vida de la sociedad, a que no se destruya familias", insistió Chapetón.


MAS LEIDO