El fantasma del incendio de la Chiquitanía ha retornado en las últimas semanas a Santa Cruz. Este  lunes, la Gobernación de este departamento dictó “emergencia departamental” por los incendios y otros fenómenos climáticos que han propiciado una crisis medioambiental.

Tras sostener una reunión con el Comité de Crisis Permanente, el gobernador Rubén Costas declaró “Emergencia Departamental” por variaciones climáticas.

En comparación con un periodo similar del año pasado, en ese entonces se contabilizaron 2,5 millones de hectáreas afectadas. Mientras que este lunes se registraron 393.648 hectáreas.

El departamento cruceño soportó en los dos últimos meses diversos embates del clima, entre ellos heladas, sequías, incendios y crecidas de ríos.

A ese escenario adverso se suma los efectos de la pandemia, que ha mermado los recursos no solo del nivel central del Estado, sino también de los gobiernos subnacionales.

A partir de la declaración, las alcaldías podrán agilizar la aprobación de fondos para los operativos y otras actividades.

El Gobierno no ha quedado exento de esta problemática. El Ministro de Defensa, Fernando López, respaldó la medida asumida por la Gobernación y comprometió el apoyo del Ejecutivo para atender la emergencia.

“Este gobierno está dispuesto a todo para paliar los desastres naturales”, dijo.

La ministra de Medio Ambiente y Agua, María Elva Pinckert, realizó un sobrevuelo por el área afectada por los incendios y coordina labores con las Fuerzas Armadas y los funcionarios de otras entidades las medidas de mitigación.

MAS LEIDO