La Chiquitanía “ya es una zona de desastre” declara el presidente Evo Morales

El presidente Evo Morales, ante consultas de los periodistas, valoró este jueves que ya existe una figura de desastre en la zona de la Chiquitanía,  desde que se incorporó la ayuda internacional a las tareas de combate contra el fuego por los incendios forestales.

 “Ya estamos, desde el momento en que estamos recibiendo ayuda  internacional ya es una zona de desastre. Y, basta con la emergencia, hemos empezado a movilizar los recursos económicos y se suma la comunidad internacional para aportar”, señaló en conferencia de prensa desde la localidad de Roboré.

La Gobernación de Santa Cruz, políticos de la oposición y activistas exigieron en varias oportunidades al Gobierno central declarar desastre nacional para abrir paso a la ayuda internacional y acelerar el desembolso de recursos destinados a luchar contra los incendios forestales en la zona, donde se perdieron más de medio millón de hectáreas de bosque, según dato proporcionado por el ministro de Defensa, Javier Zavaleta.

Hasta la fecha el Gobierno no declaró formalmente desastre nacional, aunque el 27 de febrero de este año aprobó el decreto 3812 de emergencia nacional "por la presencia de fenómenos climáticos adversos".

Vea lo que dice la norma

“1. Emergencia Nacional. La Presidenta o el Presidente del Estado Plurinacional mediante Decreto Supremo, previa recomendación del CONARADE, declarará emergencia nacional cuando la presencia de un fenómeno real o inminente sea de tal magnitud que el o los gobiernos autónomos departamentales afectados no puedan atender el desastre con sus propias capacidades económicas y/o técnicas; situación en la que el Ministerio de Defensa y todas las instituciones destinadas a la atención de la emergencia del nivel Central del Estado y los gobiernos autónomos departamentales y municipales, ejecutarán sus protocolos de coordinación e intervención.

  1. Desastre Nacional. La Presidenta o el Presidente del Estado Plurinacional mediante Decreto Supremo, previa recomendación del CONARADE, declarará desastre nacional cuando la magnitud e impacto del evento haya causado daños de manera que el Estado en su conjunto no pueda atender con su propia capacidad económica y/o técnica; situación en la que se requerirá asistencia externa”.

Pero además el artículo 39 de la Ley 602 se complementa con el decreto supremo reglamentario 2342, que en su artículo 63, del título tercero referido al “Régimen especial para el manejo de desastres y/o emergencias”, dispone que: Las declaratorias de desastres y/o emergencia, establecidas en el Artículo 39 de la Ley Nº 602, deben estar respaldadas con un informe técnico y jurídico de sustento, que incluya los siguientes elementos:

  • Descripción general del área afectada;
  • Determinación de las condiciones que generaron el desastre y/o emergencia;
  • Descripción de los daños y análisis de necesidades;
  • Cuantificación de familias afectadas y damnificadas, descripción de aspectos socio-económicos;
  • Informe sobre la aplicación de planes de emergencia y contingencia;
  • Informe de ejecución presupuestaria en el marco del desastre y/o emergencia;
  • Análisis de alternativas para la atención del desastre y/o emergencia;
  • Recomendaciones para orientar el proceso de recuperación;
  • Otros conforme a las características de los sistemas de vida afectada”.
La Chiquitanía “ya es una zona de desastre” declara el presidente Evo Morales

La Chiquitanía “ya es una zona de desastre” declara el presidente Evo Morales

El presidente Evo Morales, ante consultas de los periodistas, valoró este jueves que ya existe una figura de desastre en la zona de la Chiquitanía,  desde que se incorporó la ayuda internacional a las tareas de combate contra el fuego por los incendios forestales.

 “Ya estamos, desde el momento en que estamos recibiendo ayuda  internacional ya es una zona de desastre. Y, basta con la emergencia, hemos empezado a movilizar los recursos económicos y se suma la comunidad internacional para aportar”, señaló en conferencia de prensa desde la localidad de Roboré.

La Gobernación de Santa Cruz, políticos de la oposición y activistas exigieron en varias oportunidades al Gobierno central declarar desastre nacional para abrir paso a la ayuda internacional y acelerar el desembolso de recursos destinados a luchar contra los incendios forestales en la zona, donde se perdieron más de medio millón de hectáreas de bosque, según dato proporcionado por el ministro de Defensa, Javier Zavaleta.

Hasta la fecha el Gobierno no declaró formalmente desastre nacional, aunque el 27 de febrero de este año aprobó el decreto 3812 de emergencia nacional "por la presencia de fenómenos climáticos adversos".

Vea lo que dice la norma

“1. Emergencia Nacional. La Presidenta o el Presidente del Estado Plurinacional mediante Decreto Supremo, previa recomendación del CONARADE, declarará emergencia nacional cuando la presencia de un fenómeno real o inminente sea de tal magnitud que el o los gobiernos autónomos departamentales afectados no puedan atender el desastre con sus propias capacidades económicas y/o técnicas; situación en la que el Ministerio de Defensa y todas las instituciones destinadas a la atención de la emergencia del nivel Central del Estado y los gobiernos autónomos departamentales y municipales, ejecutarán sus protocolos de coordinación e intervención.

  1. Desastre Nacional. La Presidenta o el Presidente del Estado Plurinacional mediante Decreto Supremo, previa recomendación del CONARADE, declarará desastre nacional cuando la magnitud e impacto del evento haya causado daños de manera que el Estado en su conjunto no pueda atender con su propia capacidad económica y/o técnica; situación en la que se requerirá asistencia externa”.

Pero además el artículo 39 de la Ley 602 se complementa con el decreto supremo reglamentario 2342, que en su artículo 63, del título tercero referido al “Régimen especial para el manejo de desastres y/o emergencias”, dispone que: Las declaratorias de desastres y/o emergencia, establecidas en el Artículo 39 de la Ley Nº 602, deben estar respaldadas con un informe técnico y jurídico de sustento, que incluya los siguientes elementos:

  • Descripción general del área afectada;
  • Determinación de las condiciones que generaron el desastre y/o emergencia;
  • Descripción de los daños y análisis de necesidades;
  • Cuantificación de familias afectadas y damnificadas, descripción de aspectos socio-económicos;
  • Informe sobre la aplicación de planes de emergencia y contingencia;
  • Informe de ejecución presupuestaria en el marco del desastre y/o emergencia;
  • Análisis de alternativas para la atención del desastre y/o emergencia;
  • Recomendaciones para orientar el proceso de recuperación;
  • Otros conforme a las características de los sistemas de vida afectada”.

MAS LEIDO