A partir de las cero horas de este viernes rige en todo el territorio boliviano la determinación del cierre de las fronteras para evitar una mayor propagación del coronavirus COVID-19.

El artículo 8 del Decreto Supremo N° 4196, que declaró emergencia sanitaria y cuarentena en todo el país, establece que el cierre de fronteras se mantendrá hasta el día martes 31 de marzo.

Pero "lo señalado (...) no incluye a ciudadanas bolivianas, bolivianos y residentes que retornen a territorio boliviano, mismos que deberán cumplir el protocolo y procedimientos del Ministerio de Salud", cita el segundo parágrafo del mismo artículo.

Asimismo, se exceptúa de la prohibición de ingreso al país a las personas pertenecientes a misiones diplomáticas, misiones especiales u organismos internacionales, al igual que el transporte internacional de carga y mercancías.

"El transporte que mueve carga de alimentos (...) ni siquiera necesita un permiso, puede circular (...) porque nuestra prioridad es que haya gasolina en todos los surtidores, que haya farmacias abiertas y que haya alimentos en todo lado, (queremos que) todos los mercados estén abastecidos", sostuvo en pasadas horas el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, en contacto con Bolivia TV.

Antes de la aplicación de esta medida, el propio ministro de Defensa, Fernando López, encabezó un proceso de inspección de los principales puestos fronterizos ubicados en los departamentos de Pando, Beni, Santa Cruz y Tarija.

Coordinó con autoridades departamentales, locales, la Policía Nacional, Migración y de los servicios de salud medidas de seguridad.

"Las Fuerza Armadas van a tomar el mando de las fronteras", anunció López, en una entrevista con el programa televisivo "Que No Me Pierda".

Los primeros dos casos de coronavirus en Bolivia fueron confirmados el pasado 10 de marzo y hasta ayer el Ministerio de Salud registró un total de 15 pacientes con esta enfermedad.

MAS LEIDO