Tiene el pelaje blanco y negro, y en su rostro felino, donde domina el tono más oscuro, pareciera que lleva un antifaz. Sus ojos verdes combinan con los tres uniformes policiales que le confeccionaron como muestra de cariño y en señal de que ahora pertenece a la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) que se ubica a unos pasos de la plaza Murillo, en La Paz, donde convive junto a unos seis perros.

La bautizaron como Covid. Es una gatita que en febrero de este año fue rescatada de un posible destino fatal por el subteniente Jorge Cossío durante un operativo de rutina. El uniformado, recién egresado, había llegado de Cochabamba y vivía solo. Por ese motivo decidió darle un hogar a la pequeña felina, quien ahora forma parte de la unidad policial.

“Yo era recién egresado. Soy de Cochabamba y vivo solo. Cuando fuimos a hacer un recorrido en la patrulla hallamos a una familia que tenía gatitos y querían botarlos.

Entonces yo me llevé a uno y un camarada a otro. Eran chiquititos. Antes hacíamos turnos de un día y le podía dejar en mi casa, pero por el tema de la pandemia los turnos se cambiaron a tres días de servicio y tres días de descanso”, relató el oficial a T-Informas.

Como no podía dejar a Covid sola y no había alguna persona que le cuide, decidió llevarla a su trabajo, pese a los cuestionamientos que, de inicio, recibió de algunos de sus camaradas. Pero todo cambió rápidamente porque ella se robó el cariño de los uniformados.

“La gatita se comportó bien desde un principio. Se lleva bien con todos. Yo salgo de descanso y la gatita también se va conmigo. Como tanto la querían, hemos decidido hacerle hacer uniformes”, relató Cossio.

Covid es ahora parte de la unidad y tiene tres tipos de uniforme: uno camuflado, que fue el primero que le confeccionaron, además de un sacón de jerga y una indumentaria metropolitana.

Y el cariño de sus ahora camaradas fue compartido en la página en Facebook de la Policía Boliviana Todos Por Bolivia, donde compartieron fotos de ella con el siguiente mensaje: “Durante los servicios policiales, uno de nuestros Camaradas encontró y adoptó a un gatito, #ahora felizmente pertenece a la familia policial de #UTOP. ¡Porque ellos también tienen derechos!”

Covid suele quedarse en el dormitorio del oficial cuando está de turno. Sin embargo, también se pasea por todos los ambientes de la unidad con plena confianza. Los perros que habitan en el lugar, quienes también fueron rescatados, cuidan a la gata y evitan que vaya a sitios restringidos y que pueden ser peligrosos.

“Como mi dormitorio está en el último piso, la Covid también nos ha ayudado a espantar a las palomas que se entraban a los dormitorios e intentaban anidar en el lugar”, relató Cossio.

MAS LEIDO