La oenegé Save the Children publicó este jueves un manual para tratar las heridas provocadas por una explosión que sufren muchos niños del mundo en zonas de conflicto.

Los atentados suicidas, las minas terrestres, las granadas, los ataques aéreos y otras formas de explosivos "provocan el 72% de todos los decesos en las zonas de guerra más mortíferas del mundo", anunció la oenegé británica Save the Children.

"El manual es la primera guía del mundo sobre los procesos únicos que hay que efectuar para conservar en vida a los niños y ayudarles a restablecerse totalmente tras las heridas catastróficas provocadas por armas explosivas", indico la organización.

Este manual proporciona al personal médico que trabaja en zonas de conflicto "los conocimientos y consejos técnicos necesarios para tratar a los niños" apunta Helle Thorning-Schmidt, ex primera ministra de Dinamarca y responsable de Save the Children International.

El manual fue creado a petición de los médicos que trabajan en Siria, donde la guerra mató a más de 370.000 personas desde 2011, cuando empezó el conflicto.

"De las personas muertas en Siria, el 83% de los niños y el 12% de los combatientes murieron por explosiones", dijo la oenegé a partir de cifras de la ONU.

MAS LEIDO

  • Semana

  • Mes

  • Todas