Perú levantó este viernes las restricciones a las exportaciones de chía, soya y sus derivados y cortes de carne bovina procedentes de Bolivia, informó esta tarde la canciller Karen Longaric.

“Todo se ha solucionado gracias a las conversaciones del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) de Bolivia y del Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa) de Perú, con intervención activa de la cancillería. No va a haber problemas en la exportación de productos a Perú”, recalcó la autoridad.

El 8 de septiembre se conoció que por recomendación del Senasa, el gobierno del vecino país suspendió de manera temporal la importación de chía, soya y sus derivados y la carne de bovino congelado, deshuesado o refrigerado procedente de Bolivia con el fin de evitar el ingreso de plagas.

En las últimas inspecciones “se detectó la presencia de una plaga”, informó el Senasa, según publicaron los diarios de ese país. En enero de este año, Perú adoptó una medida similar. 

 “Los peruanos argumentaban que hubo incumplimientos del Senasag de algunos acuerdos”, dijo Longaric entrevistada por la radio Fides. Sin entrar en detalles añadió que “todo se soluciona negociando y rectificando incumplimientos”.

Las exportaciones se normalizaron a partir de esta tarde, informó por su parte el Viceministerio de Comercio Exterior, citado por la agencia estatal de noticias ABI.

Según datos oficiales, en 2019, Perú importó 896.000 kilos de carne deshuesada de bovino, 1.614 toneladas de chía y 617.00 toneladas métricas de soya.

Gary Rodríguez, gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), destacó los resultados de la negociación 

“El IBCE felicita la labor diplomática que le cupo llevar adelante a la Cancillería, así como a las instancias técnicas del Ministerio de Relaciones Exteriores y del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras que permitieron arribar a una solución satisfactoria en la fecha”.

MAS LEIDO