El consejero de la embajada de Japón en Bolivia, Tatsushi Ryosenan, entregó ayer lunes dos ecógrafos al Hospital Materno Infantil en la ciudad de Trinidad, con una inversión de 617.400 bolivianos.

  "Es una gran alegría para nosotros poder entregar estos ecógrafos al Hospital Materno Infantil, en Bolivia uno de los principales desafíos del sector salud es lograr que las comunidades más vulnerables tengan un adecuado servicio", dijo en un acto público.

Detalló que del total del presupuesto el Gobierno de Japón financió 537.138 bolivianos y la Gobernación del Beni 80.262 bolivianos.

Por su parte, la directora de ese nosocomio de tercer nivel, María Antonia Costales, afirmó que los equipos beneficiarán a todos sus pacientes y usuarios, es decir mujeres embarazadas, niños.

"Los equipos van a ser usados de la mejor forma posible, ayudando a la población que requiera de nosotros e intentando mejorar la calidad de nuestros servicios", manifestó.

MAS LEIDO