Bolivia nació a la vida independiente en 1825 y pese al tiempo transcurrido, su rica diversidad cultural no logró constituirse en esa amalgama que disipe esas líneas divisorias trazadas desde lo económico, pero sobre todo por el origen de cuna. Esos fantasmas siguen afincados en una sociedad que no logra encontrarse.